LazoGanadores de Champions LeagueOtro
Campo de estrellas con Lucas Vázquez

Lucas Vázquez: “De pequeño veía los partidos del Madrid y pensaba: ‘Ojalá pueda estar ahí algún día”

Video

NOTICIA | 13/04/2017

El canterano fue el protagonista de la cuarta entrega del programa ‘Campo de Estrellas’, de Realmadrid TV.
Lucas Vázquez fue el cuarto protagonista del programa de Realmadrid TV Campo de Estrellas. El jugador gallego repasó su trayectoria futbolística y habló del presente y el futuro en el equipo blanco: “Es un orgullo llevar el escudo de campeón del mundo con el Real Madrid y hay que defenderlo para intentar revalidarlo. No hay que ponerse techos y hay que soñar en alto siempre. Los sueños no te los puede parar nadie. El mío es retirarme en el Real Madrid y ojalá se cumpla”.
 
Inicios en Curtis
“Todo lo que recuerdo es jugando al fútbol. El comedor del restaurante de mi tío era un campo de fútbol de Primera División. Siempre estábamos mi hermano y yo jugando el uno contra el otro y mi primo Jacobo de portero. Cada dos por tres rompíamos algo. Las luces rotas las barríamos y las metíamos en una bolsa y las tirábamos en el tejado de la casa del vecino. Yo era el que hacía las travesuras pero luego el que daba la cara era mi hermano”.
 
Primera visita al Bernabéu
“Desde pequeño siempre he sido del Real Madrid. Mi padre y mi tío son del Madrid y me inculcaron la vena madridista. Me pilló la época de Raúl, que era el ídolo máximo. Veía los partidos en el Bernabéu y decía: ‘Ojalá pueda estar ahí algún día’. Vine con mis padres y con mi hermano y fue un 4-0 al Villarreal. Metió un hat-trick Guti y fue una noche espectacular. Salí maravillado”.
 
La prueba con el Real Madrid
“Era a principios de julio y yo venía de la piscina. Llegué a casa y mi padre me dice: ‘Oye, me acaba de llamar Míchel y me dice que quieren que vayas a hacer las pruebas en el Juvenil C. ¿Te apetece?’. Le dije: ‘Papá, me estás vacilando’. No me lo creía”.

Los sueños no te los puede parar nadie. El mío es retirarme en el Real Madrid y ojalá se cumpla.
 

“Hubo años bastante duros porque en el ascenso con el Castilla juego 500 ó 600 minutos en toda la temporada y eso es poco. Eran momentos difíciles que te hacen pensar que no vales para esto. Viendo que las cosas no iban como yo quería me dije que necesitaba algo más. Tuve un entrenador personal que hizo conmigo un trabajo espectacular a nivel físico y mental que me sirvió para dar un salto de calidad”.
 
El debut con el primer equipo
“Fue en Oviedo, en el primer partido de pretemporada del Real Madrid y a las órdenes de Mourinho. Metí gol a los diez minutos. Llevábamos una semana entrenando, fuimos 10 canteranos y nos puso a la mayoría de titulares. Debutar con el primer equipo y meter gol era el sueño hecho realidad”.
 
El regreso al club tras el paso por el Espanyol
“La llamada del Real Madrid fue 15 días después de que me comprase el Espanyol. Estaba en Ibiza de vacaciones con Macarena (su novia). Mi representante me dice: ‘Al 95% estás dentro del Real Madrid. Benítez quiere que formes parte de la plantilla y el presidente y José Ángel quieren que vayas allí’. La comida que habíamos pedido no la comimos hasta las cuatro de la tarde por el subidón. Era algo que llevaba persiguiendo toda mi vida. Formar parte de esa plantilla era lo que había soñado desde que empecé a jugar de pequeño”.
 
Sergio Ramos
“Me ayudó desde el principio. Me cogió y me dijo que iba a estar para ayudarme en todo lo que necesitara. Le estoy muy agradecido porque desde el primer momento me puso las cosas muy fáciles. Es un gran capitán y un gran futbolista”.
 
Con Zidane
“Hablaba mucho conmigo y me decía que confiaba en mí, que estuviera tranquilo y que iba a tener mis oportunidades. No pensaba nunca que no tenía nivel sino que las cosas no son fáciles y que en el Real Madrid hay jugadores de talla mundial que son buenísimos. Mi planteamiento era entrenarme cada día al máximo y dar lo mejor de mí para en el momento de tener una oportunidad de jugar intentar hacerlo bien para ayudar a ganar al equipo. Poco a poco fui cogiendo confianza y sacando lo mejor de mí”.
 
El penalti en la Undécima
“Me veía con confianza, con ganas de tirar el penalti. Al acabar el partido me acerco a David Betoni, el segundo de Zidane, y le digo: ‘Quiero tirarlo’. La distancia desde el centro del campo hasta el punto del penalti es larga y tenía que ir distrayéndome y me salió eso (dar vueltas al balón con un dedo). En ese momento no era consciente de lo que nos estábamos jugando. Tenía esa confianza de que iba a marcarlo. Quizás por eso lo tiré así y lo pude meter”.
 

Buscar