Leo recuerda el día de la fundación como si hubiese sido ayer mismo: “Por entonces, Martin y yo vivíamos en la misma casa, de modo que nos pasábamos horas y horas hablando de fútbol y viendo partidos del Real Madrid por televisión. La idea de llamar a la Peña Once Suizos se debe a que queríamos homenajear a los once jugadores que saltan a un terreno de juego. Porque si algo nos hizo aficionarnos al Real Madrid fue ver jugar a Rial, Di Stéfano, Muñoz, Gento, etc. Partidos como el 7-3 de la final de la Copa de Europa de la temporada 1959-60 frente al Eintracht Francfort son inolvidables”.

Actualmente son muchos más sus miembros (30 en total) y cuatro de ellos, incluido el propio Leo, tienen el orgullo de ser Socios de Club. Curiosamente todos ellos son suizos y hombres. “No tenemos ningún estatuto que impida a personas de otras nacionalidades ser peñistas, es simplemente una casualidad”.

Como toda Peña organizan viajes para ver partidos de la Copa de Europa e incluso de la Liga española. “La Peña ha estado presente en encuentros contra el Bayern, el Milan, la Juventus o el Paris Saint Germain y, claro está, también hemos animado al Real Madrid frente al Grasshopper suizo. Además, suelo ir al estadio Santiago Bernabéu unas cuatro veces por temporada junto a algunos socios más”.

Y es que para Leo, auténtica alma de la Peña, el Real Madrid es una parte muy importante de su vida. De hecho, al no tener la Peña una sede social, su casa se convierte en muchas ocasiones en el lugar de reunión para ver los partidos. Igualmente Leo es el depositario del libro de firmas de la Peña Once Suizos, que cuenta entre sus joyas con la firma de Alfredo Di Stéfano, Zoco o Pachín.

Buscar